Yoga

El yoga es una práctica milenaria diseñada para promover la homeostasis en el ser humano y conducirlo a una experiencia de paz y plenitud.

Una investigación realizada por varias universidades, entre las que se encuentra la Universidad de Harvard, definió el yoga como “un potente agente de cambio”. Una práctica de autorregulación que permite identificar aspectos físicos, emocionales, cognitivos y conductuales disfuncionales y substituirlos por alternativas más positivas y saludables (es lo que sucede, por ejemplo, cuando después de hacer yoga estamos de mejor humor, hemos podido reducir aquel dolor que sentíamos, vemos las cosas de una forma más optimista y ofrecemos al mundo una mejor versión de nosotros mismos).

Actualmente existe un amplio consenso académico y científico sobre la capacidad del yoga para promover la salud y bienestar en el individuo. Esto ha hecho que en menos de tres décadas haya pasado de ofrecerse en centros especializados, a practicarse en escuelas, universidades, hospitales, residencias de ancianos o prisiones.

Es importante destacar que, aunque una sola sesión de yoga mejore ya nuestro estado, los efectos profundos y duraderos tienen lugar gracias a una práctica regular. Así mismo, es fundamental que las sesiones respeten los principios básicos del yoga e incluyan sus partes esenciales:

  • Posiciones (Asana)
  • Interiorización de los sentidos o relajación (Pratyahara)
  • Regulación de la respiración (Pranayama)
  • Concentración de la mente (Dharana)
  • Meditación (Dhyana)
A %d blogueros les gusta esto: